Talisker 18 year old

From the bonny bells of heather, They brewed a drink long-syne, Was sweeter far than honey, Was stronger far than wine…

Los versos de R.L. Stevenson se refieren a una bebida misteriosa y poco conocida. Cuenta la leyenda que en 1745 el príncipe Charles III logró escapar con vida de la derrota en la batalla de Culloden y, de todos los lugares donde podría haber parado, dio con sus huesos en la isla de Skye, para muchos, desde luego para sus lugareños, el lugar donde los pictos crearon el whisky. Pero también disponían de un licor a base de whisky de la isla, obviamente Talisker, miel y hierbas aromáticas denominada “la bebida que satisface”, en galéico, Dram Buidheach. Al quebrado príncipe le gustó tanto que consiguió que llegara hasta nuestros días  exportado actualmente y embotellado como drambuie. Y en la isla, cuando se pide un café escocés el mismo no contendrá helado de vainilla, como se está acostumbrado, sino la proporción adecuada del mencionado licor, café, crema y, por supuesto, Talisker 18 year old.

El Talisker de 18 años, embotellado a 45.8º, es una de las joyas de la corona del whisky escocés y contar cuántas veces ha resultado ganador en diferentes certámenes a mejor whisky del año es imposible. La última vez, este mismo 2016 en los WWA como el mejor en la categoría de whiskies entre 13 y 20 años. El precio es superior a los 100 euros y no es sencillo de conseguir si no es en tiendas británicas on line. Hace años venía incluido en el pack de 3 botellas de 20 cl. de classics malts pero ha sido sustituido por la versión NAS 57º North. Como se ha probado una de esas botellas de 20 cl. se intuye que la versión habrá sido embotellada alrededor del 2010/2011, lo que puede diferir de los batches actuales.

talisker 18Color: Oro viejo.

Aroma: Merece la pena darle su tiempo para abrirse ya que, como buen whisky de 18 años, resulta extraordinariamente complejo y adictivo. El humo se ha tornado gentil y lidera la banda compuesta por frutas dulces, frutos secos y la clásica pimienta, esta vez menos protagonista pero todavía muy reconocible. Al haber pasado por barricas de bourbon y sherry se distinguen la vainilla y el dulce clásico. Excelente e infinito.

Paladar: El humo de una chimenea invade la boca y la pimienta le acompaña, más fuerte que en nariz. Asoma un toque dulce pero es vencido por el carácter marino, brisa y cuero se suman. Una sola copa puede tener entretenido al aficionado durante horas.

Final: Ahumado eterno en el paladar.

Talisker 18 year old siempre ha sido señalado como uno de los más grandes y lo es. Para los fieles seguidores de Talisker y para los que no son tan fanáticos, es un whisky imprescindible. Una joya del humo, del mar y, por supuesto, de la historia.

 

PUNTUACIÓN: 93

 

El whisky del mes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *