Port Ellen 7th release 28 year old

Es fácil encontrar en internet la audición que realizó Robert de Niro para El Padrino. Hoy en día es un vídeo de culto para todos los aficionados y muestra a un joven de Niro que soñaba con ser actor. Pero no era su momento, la audición era para el papel de Sony y, finalmente, Francis Ford Coppola eligió a James Caan. Años después, hizo del Joven Vito Corneole en el Padrino II y el resto es historia. Joe Montana fue seleccionado en el puesto 81 del draft de la NFL de 1979. Los managers y entrenadores de entonces pensaron que había 80 jugadores mejores que él ese año. Pero él soñaba con ser campeón en la Superbowl. Y lo consiguió, 4 veces, y 3 MVPs, y 8 selecciones para el Probowl. Neil Amstrong, Usain Bolt, ¡Julio Céport ellensar! Un hombre y su sueño, un deseo, una meta.

Y ¿con qué sueñan los aficionados al whisky? ¿Cuál es el santo grial, el trofeo más preciado por los whisky lovers? El boom del whisky japonés ha llevado a muchos a hurgar en dicho mercado pero el verdadero aficionado sabe que debe mirar a Escocia, al origen, y centrarse en una isla nacida de la turba y golpeada por salvajes olas por los cuatro costados. Allí se sitúa una pequeña localidad, junto al mar, lógicamente, y allí se destilaba un whisky cuyo nombre resuena en las cabezas como algo místico: Port Ellen.

La destilería Port Ellen, de la región de Islay, cerró en 1983, sin embargo, el remanente de barricas fue comprada por Diaego, que anualmente libera una parte en carísimas y cotizadísimas botellas, de hecho, la última del año 2015, Port Ellen 1983 32 year old, salió directamente al precio de unos 3.000 euros. Es sintomático además que el año de la destilación coincida con el del cierre, por lo que hay que suponer que no queda mucho whisky de Port Ellen para continuar con nuevas realeases. El whisky de Port Ellen se agota, sueños imposibles.

¿O no? Durante los años 2006 y 2007 Diaego creó lo que llamó Islay collection e incluía 5 pequeñas botellas de 20 cl. de las diferentes destilerías de la marca en Islay: Caol Ila, con dos botellas de 12 y 18 años, Lagavulin, 12 años cask strength y 16 años, y, oh sorpresa, Port Ellen, 7th release, destilado en 1979, 28 year old, y embotellado como cask strength a 54,7º. A un precio asequible, unos 160 euros, se podía disponer de un conjunto de whiskies extraordinarios, incluido el Port Ellen. Sueño cumplido.

port ellenColor: Oro pálido, es un whisky realmente opaco.

Aroma: Invaden miles de sensaciones. Con una presentación muy elegante de turba y humo, invita a buscar aromas mientras evoluciona. Se distinguen con facilidad los clásicos de Islay como el limón dulce, ostras y cuero húmedo y, por supuesto vainilla, no en vano ha estado 28 años en barrica, menta, hierba y flores.

Paladar: Más de 54º y no hay ningún deseo de añadir agua, solo de disfrutar. Rico de nuevo en matices, recuerda a los viejos Islay, con muchas notas marinas, turba, humo, anís y regaliz, a cada momento va creciendo, ya que los sabores permanecen en el paladar y suman en cada trago.

Final: Muy largo, la sensación de estar en la isla, con la boca lleno de matices marinos,  acompaña durante horas. Curiosamente, el regaliz también es persistente.

Es obvio que la sugestión de estar viviendo un momento único, una experiencia vital, ayuda a disfrutar de cada segundo que se comparte con este Port Ellen 28 year old, pero la realidad es que él es un espectáculo que no defrauda. Transporta a otra época en la que la artesanía era la norma en Islay y trasmite la sensación de haber logrado la mayor cota de satisfacción en cuanto a un whisky de refiere.

El whisky del mes ha querido celebrar su quinto aniversario en lo más alto. Deseando llegar al décimo.

PUNTUACIÓN: 96

 

 

 

El whisky del mes

2 Comments

  1. Pues doble felicitación, por el aniversario y por el trago de Port Ellen. Cuando leo sobre Port Ellen, o Brora, o alguna de esas otras viejas joyas, tengo que reconocer que siento más curiosidad que envidia -ni de la sana, ni de la mala- y me pregunto cuánto hay de sugestión, cuánto de valor real, y cuánto de mercado. El del whisky es un mundo raro, o quizás no, y es simplemente como el resto de otros mercados, sujeto a la ley de que paga quien puede, y el precio lo marca la escasez, sin más. A lo mejor tengo que aplicarme la fábula de la zorra y las uvas, y lo mío es cuestión de auto-engaño, simplemente porque uno no puede pagar burradas por una botella de lo que sea. Pero creo que hay un desfase profundo entre lo que vale el asunto y el precio que le ponen, incluso para precios de whiskys más modestos. Cuando cataba vinos, un miembro de la fiesta, enólogo y bodegero, comentaba que la experiencia de degustar esos vinos afamados de los ’60 era como la de salir con una miss mundo de la misma quinta, muy guapa el año de su coronación, pero ahora era una anciana. Oye, que a lo mejor con el whisky es diferente y me estoy perdiendo la experiencia de mi vida…

  2. Muchísimas gracias, Enrique, también por tus acertadas aportaciones. Relación calidad precio del whisky, un tema para horas de debate. He probado whiskies que sí merecen la pena, el Port Ellen, claro, Bowmore 25 year old o el Ardbeg Kildaton. Sin embargo, por ejemplo, no me entran en la cabeza los precios actuales de los whiskies japoneses. Cuando tomaba Highland Park 18 year old por unos 70 euros la botella era de mis favoritos, pero al precio actual de 125 euros se me hace más difícil (de acuerdo, imposible).¿Es mejor o peor whisky por costar el doble? Bueno, es el mismo, por lo que hay que evaluarlo sin tener en cuenta el precio, muy difícil, ¿verdad? En mi opinión, la experiencia completa sí debe incluir todo el rango, desde los whiskies de 10/12 años y precio entre 30 y 40 euros, hasta los de 18, 25 ó 30 años, cask strength o whiskies japoneses, australianos o taiwaneses. Es como viajar: si realmente te gusta debes ir tanto a un fin de semana a la playa como a un crucero por los fiordos, ¿merece la pena el precio del segundo? No lo sé. Ahora bien, no hay que olvidar que hay infinidad de whiskies por debajo de los 100 euros, infinidad y muy buenos. No hay que caer el el snobismo de tomar un whisky por su precio ¿Yamazaki Sherry cask 2013 a 1.000 euros la botella? Una estupidez. Ayer empecé a tomar el whisky del mes de febrero, que será el Glenkinchie 12 year old: Sencillo pero muy rico, y 30 euros la botella, ¿se puede pedir más?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *