Oban 14 year old

¿Habéis observado alguna vez el sol cuando se pone en el horizonte del mar? Sí, sin duda alguna. ¿Lo habéis seguido hasta el momento en que la parte superior del disco desaparece rozando la línea de agua del horizonte? Es muy posible. Pero ¿os habéis dado cuenta del fenómeno que se produce en el preciso instante en que el astro radiante lanza su último rayo, si el cielo, limpio de nubes, es entonces de una perfecta pureza?

obanEl conocido escritor y gran aventurero Julio Verne emprendió viaje por Escocia a bordo de su yate Saint Mitchel III y recorriendo la costa quedó maravillado por un fenómeno casi mágico y que se puede observar en lugares muy concretos del mundo. Inspirado, lo reflejó en su novela El Rayo verde, hoy en día considerada una de las grandes novelas románticas y de aventuras, relatándose en ella el viaje de sus protagonistas en busca del curioso fenómeno óptico que se produce en ciertas condiciones cuando el sol desaparece oculto tras el mar. La leyenda indica que dos personas que la vean a la vez quedarán automáticamente enamorados la una de la otra en el momento en que vean ese último rayo del día de extraordinarios tonos verdes y azules.

Ver el rayo verde es, desde entonces, objetivo de miles de parejas ya enamoradas y el lugar para tal fin no es otro que la localidad costera de Oban, un maravilloso enclave que cuenta con lugares como la caverna The Fingal´s Cave, la torre de Mc Caig, la bahía de Oban, las islas de Mull y Kerrera,…  y, por supuesto, su destilería, situada en el centro del pueblo, junto a la playa y que dota de whisky a las conversaciones y cenas de los lugareños desde 1794. La producción es muy reducida y se limita, con alguna excepción puntual como el Oban little Bay actual, a su whisky de 14 años.

El Oban 14 year old es embotellado a 43º y tiene un precio de unos 55 euros la botella de 70 cl.

 

obanColor: Oro brillante.

Aroma: Fuerte pero alcohólico, da la sensación de ser un blend económico. Madera y tabaco y tal vez frutos secos o chocolate. Es muy difícil distinguir los aromas.

Paladar: Más fácil que en nariz, madera y café, algo dulce. Un poco de agua lo torna más malteado y ayuda a sacar notas de humo y sal marina. También ayuda el dejarle reposar para distinguir aromas y sabores.

Final: Medio, no es un mal final, con caramelo, café y algo de madera.

Oban 14 year old no es un buen whisky. Es fácil imaginarse a unos voluntariosos y esforzados escoceses orgullosos de su trabajo aunque el resultado sea, excepto para ellos, poco satisfactorio. Pero Oban es mágnifico, sus paisajes, sus islas e incluso la destilería por lo que no podía ser perfecto. ¿Le ha tocado a su whisky? de acuerdo, merece la pena el perdón para poder disfrutar de su puesta de sol y, quién sabe, tal vez encontrar el rayo verde…

PUNTUACIÓN: 80

El whisky del mes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *