Macallan Amber 1824 series

Han pasado ya dos años desde el cambio de política en la destilería Macallan. Acuciados por la inmensa demanda de whisky y su incapacidad de satisfacer un mercado global, no en vano es una de las marcas de whisky de malta más reconocida, decidieron sustituir sus whiskies de año, tanto la línea sherry como la Fine Oak, por la que denominaron 1824 series, que se caracteriza por ser toda No Age Statement, sin denominación de edad, lo que les permite incluir whiskies realmente jóvenes en la mezcla y poner, por lo tanto, sus productos antes en el mercado. Naturalmente, la explicación de la marca difiere de lo anterior y remarca que su idea es disponer de mayor libertad a la hora de generar nuevas expresiones y, de esta forma, aumentar la calidad de las mismas.

Los whiskies NAS no son necesariamente malos. Por ejemplo, Ardbeg sacudió el mercado en la primera década del siglo XXI con sus expresiones y, todavía hoy en día, se les considera dentro del olimpo de los grandes destilados, ¿Ha podido hacer lo mismo Macallan?¿Cuál es la verdad detrás del cambio? Macallan Amber es el segundo en el rango de la gama que incluye además al Macallan Gold, Sienna y Rubí. La destilería indica que, según se utilizan whiskies de mayor edad, aumenta la influencia de la barrica de jerez en el destilado y, por lo tanto el color del producto final será más intenso, y de ahí la denominación de cada uno de ellos. Eso no es del todo cierto, ya que existen diversas formas de aumentar la intensidad del color de un whisky, efectivamente, los años en barrica o, por ejemplo, utilizar toneles de primer llenado, first fill sherry cask. Es decir, denominar a sus whiskies por el color de los mismos no es realmente indicativo de nada.

El test definitivo será, lógicamente, probarlo. En este caso se prueba una muestra de Macallan Amber de 5 cl., siendo el precio habitual de la botella de 70 cl. unos 45 euros.

Macallan AmberColor: Como indica su nombre, ámbar.

Aroma: Débil. No se aprecia el carácter de la marca. Como nota positiva se aprecia la falta de alcohol. Ligeramente dulce, con notas que provienen a partes iguales de la barrica de roble como de la de jerez, es decir, frutos secos y frutos rojos. También algo de malta.

Paladar: Alcohólico, mala noticia. Es tan débil como en nariz y tiene una ausencia total de la personalidad Macallan. Igualmente, notas dulces y de madera bastante desordenadas.

Final: Justito, no aporta nada ni deja recuerdo.

Macallan Amber sustituye a Fine Oak y a las versiones sherry de 10 y 12 años y es un considerable paso atrás. Carente de personalidad, es un whisky joven que no ha tenido tiempo suficiente para determinar su camino. O tal vez la marca utiliza barricas viejas e inservibles que no aportan nada al destilado. Quién sabe. La realidad es que existen numerosos blend  de calidad superior al Macallan Amber. Tal vez el Sienna, que cuenta con excelentes opiniones, sea el real sustituto de los antes comentados y, aunque el aumento de precio es considerable al rondar los 70 euros, sea más adecuado atreverse con él que con el débil Amber.

PUNTUACIÓN: 79

El whisky del mes

2 Comments

  1. Totalmente de acuerdo. Un easy drinking veraniego que se me fue sin pena ni gloria, recomendado entre risistas por el vendedor como whisky para principiantes y “señoras”, supongo que sin ánimo de ofender. No se pueden pedir 45 euros -y algo más en algunos sitios- por un whisky así. Por debajo de ese precio hay infinidad de 12 años más que potables… y más honestos, y algunos NAS -de otras características, claro- que lo sobrepasan a alturas estratosféricas. Macallan ha decidido vivir de la fama pasada haciendo que se pague por humo, Ardbeg lleva el mismo camino, Talisker -si es cierto que deja de lado el venerable 10- seguirá la senda, y me temo que muchos más.
    Para mí el Amber ha sido primera y última vez, y como soy pobre y novato, no le dedicaré un euro a Macallan mientras halla Clynelish, Benromach, Glencadam, etc, a ese precio o inferior.
    No es Macallan, soy yo…
    Un saludo

  2. Gracias por tus comentarios, Enrique. Curiosamente este whisky no tenía tan mala prensa por lo que fue una total decepción para mi. Y, efectivamente, todas las destilerias parece que van bajando poco a poco la calidad, tal vez excepto en las versiones cask strength que sí que hay algunas excelentes. En tus recomendaciones apuntas Benromach, para otros lectores, coincido con el gusto, es un whisky excelente y de bastante buen precio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *