Macallan 15 year old

Todo el mundo conoce la historia de Michael Jackson. Desde su aparición en los Jackson Five, con solo 11 años, su explosión en solitario con Thriller, sus 80 records mundiales, entre ellos artista mejor pagado de todos los tiempos, disco más vendido,  mayor número de números uno,… y, claro, su moonwalker, el paso de baile que todo ser humano ha realizado, al menos una vez, desde que el mito Michael lo realizase por primera vez en la gala de la Motown del 25 de marzo de 1983.

Y pocos conocen la historia del “otro” Michael Jackson. Pero aquellos que sí, que saben que existió y que fue real, tal vez le tengan más envidia que al rey del pop y es que, el “otro” hizo su fortuna, nada más y nada menos que….bebiendo cerveza y whisky. Un sueño para gran parte de la población mundial, una realidad para un maestro poseedor de una nariz privilegiada. Nacido en Leeds el 27 de marzo de 1942, comenzó a hacerse famoso como crítico de cervezas destacando uno de sus libros de culto, escrito en 1977, The World Guide to Beer, hoy todavía utilizado como principal referencia cuando se refiere a esa bebida. Y pronto comenzó con el whisky, donde se convirtió, posiblemente en la figura más respetada dentro del gremio. En el 2004 escribió, casi como legado ya que falleció cuatro años después, The Malt Whisky Companion, probablemente, el mejor libro en cuanto a análisis de whiskies jamás escrito.

Y lo que era también el sr. Jackson un enamorado de Macallan. Dedicó años al estudio de la marca y fue, sin duda, su destilería de cabecera. Es por ello que, en la actualización del libro Dominic Roskrow deja casi intacto el capitulo dedicado a ellos… añadiendo la linea Fine Oak, y, curiosamente indicando que, el mejor de toda la línea era el de 15 años. Desaparecidos ahora todos los whiskies de año de Macallan, es momento de rendir homenaje a un hombre amante de la tradición en el whisky, analizando el último gran whisky de edad de la marca.

Color: Muy brillante, rayos de sol atravesando un pajar.


Aroma: De inicio muy tímido, apenas muestra algo de miel y toques de frutos secos pero cuando coge confianza e inicia la conversación muestra toda su complejidad:  frutos tropicales, más miel, vainilla, menta adorable y naranja, incluso subyacen aromas de humo. La paciencia es obligada con este whisky pero la recompensa en infinita. El agua lo inclina más hacia malta así que mejor dejarla en la jarra. Y, con más tiempo, las barricas de sherry comienzan a mostrarse ¡qué nariz!


Paladar: Dulce y meloso, afirma la nariz pero con el sherry mostrándose desde el inicio. Las frutas tropicales como el mango están muy presentes, se aprecia la densidad característica de Macallan, y en boca se tiene chocolate, canela y vainilla.

Final: Agradable, dulce y largo, sensación de satisfacción.


Cuando en el 2004 Macallan lanzó la linea Fine Oak donde añadía nuevas barricas a sus tradicionales de sherry provocó cierto recelo entre los puristas de la marca pero pronto su expresión de 15 años se hizo un hueco entre los más exigentes. Ahora salta de las cabinas de los aficionados a los armarios de los coleccionistas y se le recuerda como el último gran whisky de la marca.

PUNTUACIÓN:  90 

El whisky del mes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *