J&B rare

Giacomo Justerini Y Alfred Brooks, junto con George Johnson son los culpables de la existencia de una de las marcas más reconocidad en el mundo, el whisky J&B. Tranformado de bebida a icono, su historia es longeva y nace en 1749 cuando el mencionado Justerini, enamorado de una famosa cantante de ópera, la siguió hasta Londres, donde se estableció y fundó una compañía de licores con las viejas recetas de su tío. Posteriormente, ya con Brooks al mando, tuvieron la visión de comprar grandes excedentes de whiskies para formar su propio blend.

Denominado inicialmente J&B Club, cambió su denominación por Rare durante la ley seca de los Estados Unidos y es la mezcla de nada menos 42 whiskies de malta y grano. Su característica botella verde, su logotipo y su fama no faltan en ningún pub a lo largo y ancho de Europa.

 

Color: Pajizo claro.

Aroma:  La buena noticia es la positiva integración del alcohol, sin embargo, la nariz es muy débil y hay que adentrarse muy profundo para apreciar algo. Ligeramente dulce, se aprecia la barrica de roble en sus toques de frutos secos y madera.

Paladar: A diferencia del paladar, mucha presencia del alcohol, no es fuerte sino más bien dominante. Tal vez al ser un whisky tan flojo en aromas y sabores hace predominar el alcohol. Es bastante seco, cítrico y si se busca con ahínco, ahumado.

Final: Inexistente, nada que reseñar.

Un whisky de escaso valor, tal vez sea éste su gran valor, al ser tan ligero lo ha convertido en la joya de los combinados. En todo caso, ni su precio debe animar a comprarlo para tomar solo. Existen infinidad de posibilidades por apenas 10 euros más la botella, que transformará a un neófito en un, por lo menos, buen aficionado del uisce beatha.

PUNTUACIÓN:  60 

 

El whisky del mes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *