Hakushu Distiller´s Reserve

El yin y el yang son los dos conceptos con los que el taoísmo expone la dualidad de todo lo que existe en el universo. Describe las dos fuerzas fundamentales, opuestas y complementarias, que se encuentra en todas las cosas. En 1923, Shinjiro Torii, propietario de la marca Suntori, creó el yin al fundar la destilería Yamazaki, el buque insignia de los destilados japoneses. Pero le faltaba el yang. Tocaba el sol con los dedos pero era incapaz de alcanzar la luna. Era dueño del fuego pero añoraba el hielo. En 1973, su hijo adoptivo Keizo Sanji cerró el círculo con la creación de la destilería Hakushu, si Yamazaki es conocida por sus whiskies madurados en barricas de jerez, Hakushu seria la destilería de la turba. El yin y el yang, el jerez y la turba, la dualidad de todo lo que existe en el whiskyverso.

Hakushu Distiller´s ReserveEl enclave en el que está construida la destilería es mágico. Elegido personalmente por Keizo, se sitúa en medio del bosque Kaikomagatake y es, probablemente, la destilería más alta del mundo. En medio de un microclima creado por las más de las 6000 especies vegetales que le rodean, es bendecida por la pureza de sus aguas creadas por la filtración de la nieve entre el granito a través de los siglos.

Junto a su versión Yamazaki, Hakushu lanza el Distiller´s reserve en la primavera de 2014 para competir que la creciente tendencia en los whiskies NAS. Es mezcla de tres whiskies, el joven, sobre 8 años, el viejo, no menos de 18 y un tercero, con mucha turba, de, alrededor de 12 años. Es embotellado a 43º y tiene un precio entre los 40 y 55 euros.

Hakushu Distiller´s ReserveColor: oro brillante.

Aroma: Limpio y seductor, trata de llevarte al bosque donde pertenece. Frutas del bosque, hierba recién cortada, piel de manzana verde acompañados de toques típicos de la barrica de roble, como la vainilla y el coco. El humo acompaña suavemente, muy alejado de los excesos de los whiskies turbados de Islay. Muy ligero y agradable.

Paladar: Afirma la nariz pero envuelto en detalles dulces, tanto la fruta, que asoma mezclada con miel, como la vainilla. El humo permanece muy integrado y aún más con unas gotas de agua.

Final: Permanece el humo en el paladar, como recuerdo del buen whisky saboreado.

Suntory ha creado dos ganadores del mercado, dejando una difícil papeleta a los aficionados para decantarse por Yamazaki o Hakushu. Un consejo, no comprar uno sin el otro, una cata de ambos en equipo es una delicia.

PUNTUACIÓN: 88

El whisky del mes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *