Hakushu 18 year old

Las notas de prensa sobre whiskies son escasas y en la mayoría de los casos se escriben para señalar algo muy concreto que causa extrañeza a los no aficionados. Y este mes de noviembre amaneció con una de ellas y recibió la atención de los periodistas que prácticamente al unísono titularon: “El mejor whisky del mundo es… japonés”. Pausa dramática incluida, es decir, los tres puntos suspensivos antes de desvelar el misterio, nos invitaban a descubrir que, de los incontables whiskies de los que hay referencia, el mejor, sin duda, es uno concreto de japón, y nos cuentan cuál: Suntory Yamazaki 2013 sherry cask. ¿Es cierta tal afirmación? para Jim Murray, autor de la Whisky Bible no hay duda y, si bien es controvertido, suele apuntar con certeza hacia aquellos whiskies que sorprenden cada año por algún motivo.

Pero más controvertida ha sido su afirmación sobre los whiskies escoceses, indicando que se estaban quedando atrás en innovación comparados con los japoneses. Y ahí sí que ha errado. El whisky esocés ha creado los Glenmorangie Ealanta, Ardbeg Galileo o los Octomore de Bruichladdich por citar algunos de los últimos años. Escoceses y japoneses conviven y se complementan transmitiendo su carácter a sus whiskies. El whisky de sherry ya está inventado, como el Aberlour a´bunadh o los Glendronach y qué decir de los excelentes NAS como Corryvreckan o el nuevo Highland Park Dark Origins.

Pero volviendo de nuevo la mirada al país del sol naciente un gran ejemplo de whisky tradicional japonés es el Hakushu 18 year old. Premiado también con la medalla de oro los años 2013 y 2014, es la joya de la destilería del bosque Kaikomagatake. Utiliza cuatro tipos de maltas diferentes, desde malta tratada sin turba hasta una extremadamente turbosa, y, además pasará a los largo de sus, como mínimo, 18 años por cuatro tipos de barrica: Bourbon, Hogshead, Puncheon y Sherry. Ha sido embotellado a 43º.

hakushu


Color: Oro viejo y brillante.


Aroma: Muy elegante y sofisticada, cuenta su historia, el dulzor de su paso por sherry, el humo de su malta turbada y el cereal y la pera madura acompañando. Pero con el tiempo se vuelve nostálgico y muestra su verdadero carácter hablando de bosques, pinos y helechos. Profundísima nariz a la que merece la pena darle tiempo.


Paladar: Evoluciona igualmente, empezando con una miel dulce y roble moviéndose hacia los tonos herbáceos y la turba. Todos los tonos se muestran muy sutiles e invitan a servirte una segunda copa.

Final: Medio largo, sensación de humo.



Todo el carácter elegante del Japón más tradicional se muestra en este whisky. Sutil, herbáceo, elegante… aquel que demuestra ansiedad al iniciar su relación con el Hakushu 18 year old no se llevará bien y terminaran ahí mismo. Sin embargo, si se realiza una aproximación calmada, en equilibrio y paz, la conversación no tendrá fin y la relación será eterna.

PUNTUACIÓN:  91 

El whisky del mes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *