Glenmorainge 10 Year old. The Original

Glenmorainge, de la región de Highland, como la mayoría de las destilerías toma su nombre del gaélico, su traducción, valle de la tranquilidad, indica bien a las claras su localización, e incluso tal vez, de su carácter. A los destiladores se les conoce como “los 16 hombres de Tain”, y sus conocimientos pasan de padres a hijos desde el año de su fundación, en 1843. El agua que utilizan proviene del lago Tarlogie y su agua es tan dura después de atravesar las rocas que los trabajadores invertían el verano en desincrustar la cal que quedaba adherida a las calderas. Ahora, ya no se permite que la cal llegue, gracias a los modernos sistemas de filtrado que se han incorporado.

El rango de la destilería es muy extenso, con numerosos whiskies de autor, su versión básica, el de 10 year old, llamado también The Original, es uno de los más vendidos en el mundo y cuenta con medallas en la SFWSC, doble medalla de oro en el 2010, IWSC, mejor Highland de 2008 y 2009 e ISC, medalla de plata en 2008 y 2009.

La cata se ha realizado con un Glenmorangie 10 Year old, embotellado a 40º, con un precio de 30 euros la botella de 0,70 l.

GlenmoraingeColor: Muy transparente, recuerda al vino blanco1

Aroma: Se presenta con una entrada muy limpia, ligeramente picante. Sus notas preliminares de madera y vainilla indican su paso por barricas de roble, asoman en seguida tonos dulces y ligeros de pera en almíbar y frutas en compota, malta y mantequilla.

Paladar: el alcohol se deja sentir. Afirma la nariz con un sabor a frutas en almíbar pero particular, aunque es ligero, tiene personalidad. Si se lleva a los extremos del paladar, ofrecerá tonos de malta tostada y café.

Final: Medio y ligero, de frutas dulces.

Un whisky muy agradable de entrada pero pesado si se bebe mucho, ya que el alcohol se va avivando y termina dominado a los agradables los tonos dulces. Soporta el agua aunque, nuevamente, el alcohol tomará más presencia por lo que no es recomendable.

PUNTUACIÓN: 82

El whisky del mes

3 Comments

  1. Mucha gente parece valorarlo, así que me llevé un chasco cuando lo probé las navidades pasadas. Se encuentra bien donde vivo, pero siempre pasé de largo frente a él y me alegro. Un vecino de mi mujer se lo compró a su esposa, alemana de nacimiento, española de adopción y escocesa por vocación, pues es ella la que lo bebe, la viajada por Escocia y la aficionada a coleccionar copas glencairn de las destilerías visitadas. Yo aporté un Yoichi de 10 años y el Lagavulin de 16, y ellos ofrecieron el que catas en este artículo. Empezamos por el japonés y seguimos con éste. Yo ando un poco escaso de olfato, me temo, pero nada más servirlo en la copa tiraba de espaldas el olor a manzana. Quiero decir a licor de manzana, si lo has probado, supongo que sí. En la boca igual, mucha manzana verde, melaza, y un alcohol contundente y rasposo, demasiado presente. No me gustó nada. Sorry. Menos mal que aún nos quedaba el Lagavulin…
    Saludos.

  2. Alguno dirá que es un sacrilegio, pero a mi este Whisky me gusta para tomarlo con hielo , como postre después de una comida pesada.Solo o con agua , me gusta pero se me hace un tanto empalagoso.

    • jaja, a mí me preguntan mucho lo del hielo y yo siempre digo “el whisky es tuyo, tómalo como quieras!”. Yo, en verano, a veces, le pongo, suelo tomar six isles. Este Glenmorangie está bien, pero concuerdo contigo, un poquito de agua o hielo le sienta bien ya que es un poco alcohólico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *