Bowmore Tempest Batch V

Los últimos años en la industria del whisky han sido frenéticos. La apertura de diversos mercados como Rusia, Brasil, China, etc… gigantes dormidos hasta la fecha, ha sorprendido a un mercado que necesitaba  al menos 10 años para crear un producto competitivo y se han adoptado soluciones más o menos adecuadas para continuar disponiendo de whisky en todos los rincones. La más polémica son los denominados NAS, no age statment, sin denominación de edad, que obvia la tradición de indicar cuántos años ha vivido el destilado en las barricas e invade de nombres más o menos folklóricos el mercado. Ninguna marca ha escapado a la tendencia ya que permite mezclar whiskies de 3 ó 4 años con los más veteranos y ponerlos en el mercado al mismo precio. Un horror.

Pero existen otras tendencias ciertamente positivas. Y los small batches, pequeños lotes, es una de ellas. Consiste en obtener una versión anual de un whisky obtenida siguiendo el mismo método y sin preocuparse tanto de la integridad del producto. Y se embotellan como cask strength, con la fuerza de la barrica, sin diluir posteriormente en agua, para preservar esa singularidad anual. Bowmore Tempest es un gran ejemplo de lo anterior. Está creado a partir de whisky envejecido en barrica de roble de primer llenado, durante 10 años, permaneciendo todo ese tiempo en la bodega nº 1 de Bowmore, la que está situada en parte bajo el nivel del mar y en cuya pared  rompen las olas e impregnan de aromas el aire y el whisky. Y cada año se embotella el resultado tal cual, lo que ha dado diferentes expresiones que permite a sus fieles comparar y elegir su favorita. Hasta la fecha existen 5 batches diferentes de Bowmore Tempest, embotellados a 55.3º, 56º, 55.6º, 55.1 y, por fin, el batch V, embotellado a 55.9º, con las características de la familia Tempest pero con su propia personalidad.

El precio habitual de la última versión a la fecha del Bowmore Tempest es de unos 50 euros para una botella de 0,7 l.

Bowmore Tempest Batch VColor: Oro.

Aroma:  Hace honor a su nombre ya que una tormenta invade la nariz, pero no de aromas costeros como se espera sino   de frutas tropicales. En un aroma muy dulce de piña, naranja, mango, nectarinas… notas ahumadas subyacen, así como     el limón costero clásico de Bowmore. Así mismo, la vainilla se suma y se hace muy presente, muy cremosa

Paladar: También tropical, pero no tan evidente, con la turba y la sal marina al mismo nivel. Permanece extra                 cremoso, como un helado de vainilla con frutas y nueces, más los toques ahumados. Es fuerte, casi 56º, por lo que unas    gotas de agua no le van mal.

Final: Muy largo, eterno, dulce, muy agradable, deja sensación de frutas tropicales.

Muy diferente a la otra versión analizada, el batch número II, Bowmore Tempest Batch V es un whisky muy particular para haber nacido en Islay. Es realmente adictivo, resultando bastante fácil el perderse en su aromas por la exclusividad de sus notas. Excelente whisky.

 

PUNTUACIÓN:  88

 

El whisky del mes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *