Bowmore Devil´s cask batch II

La leyenda más famosa de Bowmore tiene como protagonistas a su Iglesia, al diablo y a la destilería. Cuentan que un día el diablo quiso visitar la capital de Islay para sembrar el mal entre sus habitantes y para ello se refugió en su iglesia con la esperanza de permanecer oculto y sorprenderles. Sin embargo, los supersticiosos habitantes lo habían previsto y habían construido su iglesia con base redonda sin rincones donde esconderse y el diablo tuvo que huir perseguido por lo feligreses. No llegó lejos ya que al pasar frente a la destilería decidió esconderse en la misma, en una barrica, a la espera de tiempos mejores.
Y por fin han llegado. Escondido en una más que limitada edición, se ha escapado en busca devotos pero como en aquellos remotos tiempos, los destiladores lo han descubierto y advierten previamente que el whisky que ha salido de aquellas barricas es donde se escondió el pequeño diablo y, envuelto en un packaging espectacular, se puede leer, junto a la leyenda descrita anteriormente, la frase Bowmore the Devil´s Cask.

Posiblemente uno de los whiskies más buscados del mercado actual, permanece 10 años en barrica de jerez de primer llenado, first fill sherry cask, algo insólito en Islay, y es embotellado como cask strength, está segunda edición a 56.3º. Tan sólo se han embotellado 6000 unidades, el mercado británico, por ejemplo, sólo ha contado con 540 botellas para sus fieles.

Color: Caoba profundo.

Aroma: 
Muy identificable el aroma de la bóveda nº 1 de Bowmore, que aporta ese humo tan característico de la destilería, y poco a poco ganan terreno los aromas dulces como la mermelada o licor de ciruelas y chocolate negro. Circulan paralelos la turba y el sherry en una combinación exquisita. Los 56.3º ni se notan, perfecto.

 

Paladar: Muy cálido, rompe como una ola entrando una bocanada de turba, jerez y agua marina al mismo tiempo. Chocolate, tabaco, barbacoa, frutas dulces… se mantiene muy salvaje. Funciona muy bien con un toque de agua, atemperando los tonos de la barrica y ganando ligeramente la turba y el humo. 

 
Final: Largo, seco, el humo ha vencido a las notas dulces.



Bowmore es una de las destilarías más fuertes actualmente con 2 ediciones limitadas, Tempest y Devil´s cask, que huyen del NAS, no age statament, y se anuncian con un mínimo 10 años de barrica, cask strenght y personalidad propia. Este excelente Bowmore combina perfectamente lo mejor de la turba y el jerez en perfecto equilibrio, algo muy complicado de encontrar, por lo que deberá estar en el top de los whiskies del año.

PUNTUACIÓN:  93 

El whisky del mes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *