Glenfiddich 12 year old

Quién no conoce Glenfiddich. Presente no solo en tiendas especializadas sino en supermercados, tiendas online gourmet ¡hasta en gasolineras!, es, sin duda, uno de los single malt más conocidos del mundo. Y no es causalidad ya que durante la crisis de los años 60 de whisky escocés, cuando muchas destilerías tuvieron que cerrar, los dueños de la marca, William Grant & Sons, fueron pioneros lanzando campañas de marketing, creando un centro de visitantes y dotando a sus whiskies de personalidad propia con la característica botella triangular o introduciendo el tubo metálico como presentación. Más adelante, fueron de los primeros en volcarse en los duty free creando maltas exclusivos para dicho mercado, algo que las marcas continúan hoy realizando.

El rango actual de whiskies es muy variopinto. A los tradicionales whiskies de edad, que varían entre los 12 y los 50 años, suman otras ediciones como el Age of Discovery, Malt Master´s edition o Rich Oak para conformar un catálogo interminable. La versión básica es el Glenfiddich 12 year old, whisky que ha madurado en barricas de roble americano y jerez y embotellado a unos sencillos 40º. El precio es muy atractivo ya que es un single malt que se encuentra por unos 25 euros.

Glenfiddich 12 year oldColor: Oro claro, brillante.

Aroma: Un dulzor muy reconocible de malta como característica principal que resulta muy agradable sin picos ni alcohol. Algo de madera de roble y, sobre todo, frutas muy reconocibles como la pera, la manzana o el melocotón. Sencillo, sin evolucionar, pero excelente comportamiento.

Paladar: Algo de alcohol por lo que hay que dejar reposar unos minutos y confirma que embotellarlo a 40º ha sido la decisión correcta. Se reconoce ese malta dulce que afirma la nariz. Es meloso y denso y acompañan de las mismas frutas de la nariz, además de una vainilla dulce que completa la sensación de postre.

Final: Algo corto, se mantiene ese dulzor de miel pero por poco tiempo.

Ligero, amistoso, agradable,… y por 25 euros es una opción perfecta como daily dram o para ayudar a iniciarse en el mundo del whisky. Podría complementar perfectamente dentro de una cata para iniciados sumado por ejemplo a un Glendronach 12 year old y un Ardbeg 10, y se dispondría de un rango de los 3 tipos de whisky más característicos sin gastar demasiado. De los mejores whiskies por menos de 30 euros, sin duda.

PUNTUACIÓN: 83

 

El whisky del mes

6 Comments

  1. Coincido plenamente. Este y/o el Glenlivet 12 años -dificil de encontrar ahora- son seguramente los primeros maltas q debería probar alguien q quisiera iniciarse en esto.

  2. Hola Alfonso, feliz 2018, es cierto, se me ha olvidado mencionar que también Glenfiddich tiene problemas para poner whisky de edad en el mercado. Sé que había rumores de que los iban a sustituir, sin embargo en su web todavía los tienen. Para mí ha sido una sorpresa muy grata, parece mentira pero a veces vamos a whiskies más complicados y al que tenemos al lado no le hacemos caso. Fallo mío, buen whisky esté Glenfiddich.

    • Es un whisky muy “obvio”, pero como has dicho es genial como ‘daily dram’. En este estilo está muy bien también el AncNoc 12 años. No tan común, pero tb fácil de encontrar online. No sé si lo has probado. Me gustó mucho y está por 30 y pocos euros.

  3. El AncNoc 12 es bastante buen whisky, lo tomamos en una cata porque llevó un aficionado con la misma recomendación y nos sorprendió bastante. Tomar un whisky complejo, de evolución, etc, está muy bien pero estos daily dram son imprescindibles también.

  4. Saludos a todos! Quería comentaros…. Se menciona al Glenfiddich 12 como recomendable para iniciación junto a otros single malts. En otras opiniones, también he leído tales indicaciones para principiantes como yo. Y estoy de acuerdo si. Pero mirad, a veces el camino de iniciación puede ser un contrasentido bajo el punto de vista de un consagrado veterano. Pero, como la vida misma, uno descubre sobre la marcha y siempre interactuando con lo que tiene alrededor. La iniciación puede ser tan aleatoria como se vaya presentando en el camino. La inquietud y perseverancia del aficionado es la que irá centrando estilos y sabores hasta su consagración.
    En mi caso, he ido probando algunos single malt y blends de forma casual. Me ocurría que no “ubicaba” del todo el sabor de malta, básico en un whisky pero que estaréis conmigo que su presencia e intensidad es de lo más variopinta, lo cual me confundía. De hecho, pruebo single malts donde es difícil encontrarlo, quizás porque su maduración en barricas lo haya enmascarado en gran medida. Corregirme si me equivoco. Normalmente con los blend es al contrario. En una ocasión, probé un Old Parr 12 (su botella me llamó la atención en la barra), y sin saber por qué me pareció identificar claramente el sabor de malta. Más adelante, en una celebración familiar encontré en el restaurante una botella de Gragganmore 12 (fue su nombre el que me atrajo junto a una indicación promocional; classic malts collection). Quedé maravillado de su sabor de malta, lo encontré mucho más complejo e interesante. La experiencia del Old Parr me llevó a descubrir el maravilloso malta que regala este Gragganmore. Como decía, a veces los caminos se disponen en orden ellos sólitos.
    Animos para los principiantes, contarnos vuestra iniciación.
    Un abrazo para los consagrados, gracias por vuestra generosidad.

    • Mikel, lo que comentas es muy cierto. Realmente, todos los whiskies del mundo pueden ser de iniciación, en un momento determinado, se hace un click en nuestras cabezas con alguno concreto y pasamos a “las ligas mayores”. En mi caso, el camino comenzó con un Bowmore 12 year old y conozco un caso que su click saltó con un Aberlour A´bunadh, nada menos que un sherry de 60º, si hay algún whisky anti-iniciación debería ser ese, pero el whisky es así, es increíble que todos tengamos una historia detrás de nuestro primer whisky. Es extraordinario que hayas encontrado el Gragganmore 12 ya que es un whisky buenísimo.

      Con respecto a la obtención de los sabores, efectivamente, son muy variopintos y característicos de cada destilería, y no solo la malta, sino los ahumados o los sherries. Los blend, como sabes, son mezcla de cebada malteada (que, generalmente, compran a otras destilerías) y grano y por eso saben más a cereal, que no a malta. Realmente, los aromas y sabores son como si se abre una caja de cereales del desayuno, dulce, cereal, mantequilla,… algo así. En mi opinión, no es bueno que un whisky sepa (o huela) mucho a malta/cereal sino que debe apreciarse todo el proceso, la malta sí, pero también la destilación, la barrica, los años… no sé si me explico bien.

      En los single malt es otra cosa. Es la propia destilería la que debe maltear la cebada y cada uno lo hace a su gusto, y lo hacen muy bien. Por ejemplo, no sé si has probado Laphroaig, ellos, una vez germinado el cereal lo secan con turba, una tierra muy particular, te puedes imaginar el sabor antes siquiera de pasar por la barrica. Y cada destilería tiene su truco. Es muy habitual en los eventos hacer catas a ciegas para averiguar la destilería (no se acierta mucho, pero tampoco importa :-))).

      Gracias, Mikel, por tu comentario, es todo un debate lo que planteas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *